ebooks | dvds | música mandala | ecologia | espiritualidad | distribuidores | ofertas
BUSCADOR
SUSCRIBETE
para recibir nuestro
Boletin de noticias
23/09/2017
Mandala EdicionesEmbarazo y NiñosPediatríaCuentos para Lucas


Cuentos para Lucas 


Cuentos para Lucas

EAN:

9788483522592

ISBN:

978-84-8352-259-2

Materia:

Pediatría y Cuentos

Editorial:

Mandala Ediciones

Autor:

Pencef, Sofía



Precio NORMAL: 9,00 €

Precio OFERTA: 8,60 €

Relatos de Nueva Conciencia para Niños Cristal, nace de la experiencia misma de haber sido una niña cristal y ser una adulta cristal.
Estos relatos han sido concebidos especialmente para iniciar a los niños en el mundo de las energías sutiles y de la conciencia y acercarlos con amor y confianza a la esencia interior de quiénes son y todo lo que tienen para ofrecernos.

Se ha hablado mucho de los índigos, y aunque cada vez surgen con más rapidez generaciones nuevas de niños con habilidades especiales, los cristal son los menos conocidos por la mayoría. Estos niños, que están naciendo ahora en notable aumento, pero que siempre han existido (Jesús fue uno de ellos) son los pacificadores de nuestro tiempo. Los índigos abrieron el camino hacia la revolución espiritual y material del cambio que estamos viviendo en el mundo actualmente, los cristal tienen la misión de restaurar la paz desde el amor incondicional y la compasión.
Cristal es un término que define a estos niños y que viene a decirnos que su "Cristo interior” está despierto. Poseen una sabiduría milenaria que aplicarán en el desarrollo de su misión en esta tierra, son empáticos, hipersensibles al sufrimiento ajeno, creativos, inteligentes, muchos de ellos poseen una telepatía altamente desarrollada, tienen una especial relación con la naturaleza y todo lo que sea en general muy natural. Sienten desde muy pequeños una fuerte conexión con el universo, comprendiendo de forma natural que todos somos parte de lo mismo.
Estos relatos introducen tanto a los padres, como a los niños en el maravilloso mundo interior que estos niños necesitan exteriorizar y compartir para sentirse seguros y apoyados. En él aprenderán como inicio del viaje, que todos somos energía movidos por la fuerza más poderosa que existe: el amor. Aprenderán que las personas son un pequeño universo energético en sí mismas conectadas a un universo mayor del todos formamos parte.
A través del juego se les enseña qué son los chakras (centros energéticos vitales), que el niño aprenderá a fin de tomar conciencia de la energía universal que nos mueve y alimenta. A pintar mandalas y fomentar en el niño la utilización del lenguaje del inconsciente a través de las formas y a cultivar la atención, a jugar con la voz a través del hermoso sonido sagrado de un mantra, a trabajar el color y entablar amistad con el agua, elemento esencial de la vida y conductor de las emociones.
El trabajo con el cuerpo también se ve reflejado a través de la influencia de la danza, que comparten los protagonistas Lucas y Maya con la naturaleza, en un juego divertido y muy dinámico capaz de entusiasmar a todos los niños. Se contempla una profunda relación desde el amor y la paciencia con todo lo que nos rodea, incentivando en el niño la conciencia de que todos somos uno, y con esto la importancia vital de que comprendan desde pequeñitos la urgencia y responsabilidad que todos tenemos en el mundo y con el planeta si queremos cambiar realmente nuestro nivel de conciencia y crear entre todos un mundo mejor donde vivir y relacionarnos. En este punto se enseña al niño que todos somos magos creadores capaces de cambiar el mundo para vivir en armonía y en la riqueza de las relaciones personales. El amor incondicional, el compartir, el crear, entablar una relación de amor con la naturaleza, las personas y los animales, el respeto por el planeta, y la gestión de nuestras emociones y energía es la principal misión de estos relatos que introducen al niño cristal en la seguridad que de no están solos en su misión en el mundo. Pues estos niños precisan mucho apoyo, paciencia, comprensión y sobre todo y más importante: mucho mucho amor.
Niños felices, mundo feliz.