ebooks | dvds | música mandala | ecologia | espiritualidad | distribuidores | ofertas
BUSCADOR
SUSCRIBETE
para recibir nuestro
Boletin de noticias
18/02/2018
Mandala EdicionesHistoriaHorizontes de la HistoriaLos Estados Unidos


Los Estados Unidos 

La República con vocación de Imperio


Los Estados Unidos

EAN:

9788416316724

ISBN:

9788416316724

Materia:

Horizontes de la Historia

Editorial:

Mandala Ediciones

Autores:

Neila Hernández, José Luis y Merino Morales, Juan Carlos



FORMATO eBOOK

Precio: 3,99 €

FORMATO LIBRO

Precio: 16,00 €

Al establecerse en la Casa Blanca Barack Obama, tras tomar posesión de sus funciones como presidente el 20 de noviembre de 2009, sustituyó un busto de Winston Churchill regalado por Tony Blair a Georges W. Bush por uno de Martin Luther King. Un gesto sintomático de la llegada a la presidencia de la República del primer inquilino afroamericano pero también del sello de los individuos en la sociedad y la historia de los Estados Unidos.

 La reinvención de los Estados Unidos tras el 11-S o tras la crisis económica de 2008 se articula como un proyecto de futuro pero tejido desde unos mimbres que engarzan el presente con un pasado mítico y fundacional.

Las expectativas suscitadas por Barack Obama, dentro y fuera de los Estados Unidos, en el contexto de una aguda crisis económica y en el contexto de la guerra contra el terrorismo son, sin duda, comparables a las generadas por otros presidentes estadounidenses en el curso del pasado siglo. Al menos en tres ocasiones, escribía Paul Kennedy en el diario El País de 7 de marzo de 2002, "una gran parte del mundo contempló con esperanza y anhelo a un líder estadounidense defender valores humanos transcendentales; porque Woodrow Wilson, Franklin D. Roosevelt y John F. Kennedy (…) hablaron de las necesidades de toda la humanidad”. Unas convicciones inoculadas desde los mismos orígenes de la República. El propio Benjamin Franklin afirmaba que "la causa de Estados Unidos es la causa de todo el género humano”.

Los Estados Unidos se sienten herederos de los filósofos que imaginaron la modernidad y la democracia política en el siglo XVIII. Una República fundada sobre valores ilustrados y universalistas que hizo del liberalismo y del radicalismo (democrático) elementos esenciales de su proyecto político, del capitalismo y el mercado el espacio social de interacción económica tanto a nivel interno como en el marco de su extraversión internacional y de la americanización del territorio proyectado hacia la frontera una misión providencial consignada en el Destino Manifiesto. Un proyecto social concebido a la medida de los individuos -de los ciudadanos- que se habían rebelado contra las ataduras metropolitanas de Londres y cuyo ideario se plasmaría en los artículos de la Confederación y luego en la Constitución de 1787. Y un proceso fundacional cimentado moralmente sobre la convicción de la singularidad y el providencialismo de su experimento social que se proyectaría en todas las facetas de la vida pública y privada de los ciudadanos estadounidenses hasta el presente, pero que es indisociable de procesos históricos de amplio calado en el desarrollo de la modernidad europea-occidental de la que Estados Unidos es un resultado y un protagonista ineludible.