ebooks | dvds | música mandala | ecologia | espiritualidad | distribuidores | ofertas
BUSCADOR
SUSCRIBETE
para recibir nuestro
Boletin de noticias
24/08/2017
Mandala EdicionesMedicina ChinaAcupunturaAcupuntura osteopática


Acupuntura osteopática 

Liberación miofascial y control del dolor mediante la acupuntura osteopática


Acupuntura osteopática

EAN:

9788496439344

ISBN:

978-84-96439-34-4

Materia:

Osteopatía y Acupuntura

Editorial:

Mandala Ediciones

Autor:

Seem, Mark



FORMATO eBOOK

Precio NORMAL: 4,00 €

Precio OFERTA: 3,99 €

FORMATO LIBRO

Precio NORMAL: 12,00 €

Precio OFERTA: 11,40 €

El control del dolor por medio de la acupuntura debería formar parte del entrenamiento de todo estudiante de acupuntura y el público, a la larga, estaría de acuerdo en asumir, como hace, que los acupuntores tienen gran eficacia en el tratamiento del dolor y diversas disfunciones.

La American Medical Association considera la acupuntura como una terapia adecuada y colateral para el control del dolor. El tratamiento de dolores crónicos y recurrentes se ha analizado en la literatura médica como uno de los cuidados sanitarios más urgentes y costosos.

 

Muchos acupuntores admiten abiertamente que, aunque pueden tratar el dolor agudo con eficacia y rapidez, el tratamiento del dolor crónico suele fallar de un modo significativo, cuando se utiliza la metodología habitual de acupuntura. Cuando enseñaba en diversas escuelas y daba conferencias en la costa occidental de Inglaterra, una de las preguntas más frecuentes que se me hacían estaba relacionada con el tratamiento del dolor crónico y me sorprendió la falta de entrenamiento que había en este ámbito en la mayoría de las escuelas occidentales de acupuntura.

Esto empezó a ocurrir incluso en la escuela que yo fundé y todavía dirijo: la TriState Institute of Traditional Chinese Acunpuncture. Hace algunos años, hice una supervisión clínica normal de mis alumnos. Por entonces, estaba dedicándome a mi trabajo para el National Council of Acupuncture Schools and Colleges (NCASC) y la National Commission for the Certification of Acupuncturist (NCCA). El jefe de clínica en quien yo delegué mis obligaciones acababa de volver de un largo viaje de preparación de postgraduado en la República Popular China. Por tanto, yo creí ingenuamente que dejaba en buenas manos a nuestros internos clínicos de tercer año. Sin embargo, me dediqué personalmente a hacer la supervisión clínica cada tres meses, con el fin de poder comprobar personalmente la evolución de nuestros estudiantes internos.
En mi primera supervisión de este tipo, empecé a sentirme incómodo.Algunos internos dijeron que querían verme en la zona de conferencia, para analizar los pacientes que estaban tratando. Como de costumbre, me dieron una explicación detallada de lo que sufrían los pacientes y su diagnosis de acupuntura y plan de tratamiento que querían que yo aprobase. Por un lado, todos ellos parecían verdaderos profesionales; pero, por otro, me preocupó lo que yo estaba viendo. Durante pocas horas al día, empecé a decir a los estudiantes que hasta que viese a los pacientes personalmente, no tenía ninguna idea de sus diagnósticos y plan de tratamiento adecuado.
Entonces empecé a ir por los cubículos de tratamiento, uno tras otro, estudiando a los pacientes. Me di cuenta de que nuestros estudiantes no tenía ninguna idea de cómo tocar los cuerpos de sus pacientes para comprobar directamente el estado de su sistema de meridianos. Mientras yo diagnosticaba y trataba, basándome sobre todo en la palpación de los puntos estratégicos de acupuntura y meridianos, para determinar dónde se estancaba el qi, estos estudiantes se limitaban a palpar el curso de la arteria radial, mirar la lengua y hacer preguntas, sin tocar para nada más el cuerpo de sus pacientes. Me asombré y dediqué un rato a comprobar que la falta estaba en la TCM, la perspectiva de medicina interna herbal que nuestro supervisor había traído del PRC, de una forma general y sin ningún sentido crítico.

Al principio, me irrité por la gran influencia que tenía la TCM en la acupuntura de Estados Unidos. Durante los últimos ocho años aproximadamente, este tipo de acupuntura se había insinuado en el currículum de todas las escuelas de acupuntura y había servido de punto central del examen de la NCCA. Creo que este estilo ignora la complejidad del sistema de meridianos de acupuntura, que es la base de la acupuntura francesa que yo había estudiado en principio y, a la vez, pretendía enseñar a mis estudiantes. En mi experiencia, cuando ya se ha tenido demasiada influencia de la acupuntura TCM, con su lógica temeraria, abstracciones fáciles y sus combinaciones repetitivas de puntos, aún más fáciles, la búsqueda de los meridianos con las manos parece de inferior categoría.
Según iba yo aclarando mis ideas sobre el tema y ampliando mi experiencia en acupuntura, tuve cada vez más claro que la utilización de las manos, dando importancia a la palpación de zonas contraídas del cuerpo, es fundamental en la práctica de la acupuntura de meridianos. Entonces recomendé con insistencia a mi facultad recurrir a Kiiko Matsumoto, aunque algunos se opusieron enérgicamente. Kiiko Matsumoto es uno de los principales maestros de acupuntura de meridianos japonesa de Estados Unidos. Había estado enseñándonos en talleres de fin de semana; pero ahora yo quería hacerla supervisora clínica habitual. El criterio de la facultad sobre este plan fue que podría confundir a los estudiantes, al presentarles otro sistema. Este grupo pensó que la TCM debía ser el punto central de nuestro currículum. Yo argumenté, sin embargo, que la acupuntura meridiana japonesa de Kiiko introduciría en nuestro entrenamiento un pragmatismo clínico que no tenía la TCM. También demostraría a nuestros estudiantes que hay muchas opciones diferentes para tratar desde la perspectiva de la acupuntura meridiana y que la palpación es básica en ese sistema.

Después de varios años de este modo, volví a la facultad clínica con una base regular y, después de recibir a otros supervisores veteranos preparados en otros estilos de acupuntura, se me fue pasando la irritación que tenía contra la acupuntura TCM. En un ambiente menos apasionado, pude continuar realizando mi análisis de la acupuntura basada en los meridianos y considerando la diferencia que tenía con la TCM.Seguí estudiando y practicando los sistemas de acupuntura meridiana francés, vietnamita y japonés, y los integré con la investigación y la práctica occidentales de los puntos gatillo. De este modo, he desarrollado mi propio estilo de acupuntura, que da importancia a la liberación inmediata de zonas de constricción palpable, utilizando una combinación de puntos distales seleccionada basándose en la teoría meridiana y puntos locales seleccionados mediante el tacto.

Durante los últimos años, mi misión, tanto para mí mismo como para mi escuela, ha quedado clara. Quiero demostrar el poder que tiene la acupuntura como terapia y, especialmente, para situaciones de dolor recurrente y crónico, cuando se practica desde su propia perspectiva basada en los meridianos. Donde la acupuntura TCM consideraba al cuerpo palpable y sentido fuera de la acupuntura, un sistema basado en los meridianos lo pone otra vez en su sitio. En nuestro ambiente médico moderno, en el que se ha eliminado de la medicina el tacto y se ha sustituido por pruebas objetivas estériles, pienso que la acupuntura meridiana puede introducirse y, por tanto, restablecer el tacto igual como poderosa herramienta de diagnóstico que como metodología terapéutica eficaz y segura.

Este libro sobre el tratamiento del dolor recurrente y crónico desde una perspectiva de acupuntura basada en los meridianos ha surgido como consecuencia de las muchas preguntas que los estudiantes y graduados me han hecho cuando he presentado demostraciones de mi tratamiento del dolor. Aunque esas preguntas deberían ser innecesarias para acupuntores bien preparados, tengo la experiencia de que la posibilidad de tratar con éxito el dolor crónico no está al alcance de los que no están entrenados en un sistema basado en los meridianos. El famoso físico Sun Simiao insistía en la necesidad de tratar los puntos a shi (sensibles) cuando se tratan situaciones de dolor, ya que estos puntos (y no los de los libros de texto) están donde el qi se ha bloqueado y estancado.
¿Qué es la acupuntura, sino un tratamiento para regular el flujo de qi por el sistema meridiano del organismo, liberando bloqueos de la superficie del cuerpo?
Cuando me enteré, hace algunos años, del trabajo de seminario sobre puntos gatillo (sensibles) realizado por la Dra. Janet Travell y empecé a estudiarlo, me di cuenta de que ella había vuelto a descubrir, desde una perspectiva miofascial occidental en vez de la meridiana oriental, exactamente lo que quería decir Sun Simiao. En el texto que viene a continuación quiero transmitir el espíritu de este redescubrimiento de los puntos sensibles y la importancia crucial que puede tener la acupuntura en el control del dolor.